Carta abierta ante el proceder de Radio Suisse Romande (RTS) y de ciertos medios de comunicación suizos

Friburgo, 14 de mayo de 2020

Según sus propias fuentes, el Congreso estadounidense aprueba millones de dólares cada año (120 millones entre 2017 y 2019, 32 millones en 2020) para financiar campañas difamatorias contra Cuba. En medio de la pandemia del Covid-19, los EE.UU. y sus sirvientes tratan una vez más de desacreditar la colaboración médica cubana internacional. Washington también ha emitido declaraciones amenazantes contra los gobiernos que, debido a la tragedia de la pandemia, han decidido soberanamente pedir ayuda a Cuba.

Las autoridades de Cuba denunciaron recientemente que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) empleará 2 millones de dólares suplementarios para atacar a las brigadas médicas cubanas.

(Cuba ha presentado, entre otras, pruebas fotográficas de la participación de agentes y vehículos de los EE.UU. con placas diplomáticas estadounidenses, en actos de acoso contra médicos cubanos en La Paz).

En agosto de 2019, la USAID ya había ofrecido una recompensa de hasta 3 millones de dólares a organizaciones, dentro y fuera de la isla, para financiar acciones y búsqueda de información destinadas a desacreditar y sabotear la cooperación médica prestada por Cuba.

Uno puede preguntarse por qué el gobierno de los Estados Unidos ha gastado millones para pagar a esos mercenarios por un falso testimonio contra Cuba durante casi 60 años.

También es oportuno preguntarse cómo han asimilado esta práctica la mayoría de los principales medios de comunicación internacionales, así como algunos medios suizos (véase por ejemplo el programa  de la RTS del 13 de mayo de 2020, Tout un monde, de Xavier Alonso y presentado por Eric Guevara – Frey) que se conforman con este tipo de testimonios sin profundizar un poco más.

Rebajarse a participar en estas campañas de denigración de las brigadas internacionalistas cubanas de solidaridad y ayuda médica, que se dedicaron, sobre todo en África, a la lucha contra la fiebre hemorrágica del Ébola, es inmoral y deplorable. Más allá de las ideas políticas que cada cual está en su derecho de tener -incluidos los periodistas-, la objetividad y el respeto de la verdad es lo mínimo que se puede esperar de quienes presumiblemente nos informan, y más aún de una emisora de radio del servicio público, pagada por los impuestos de los contribuyentes. Aunque Radio Suisse Romande es de todo menos políticamente neutral, nunca antes había alcanzado tal nivel de propaganda ignominiosa contra Cuba.

Cualquier persona mínimamente informada y con honestidad intelectual sabe que además de la educación, el punto fuerte de Cuba es el derecho a la salud. A modo de recordatorio: además de disponer de 9 médicos por cada 1000 habitantes dentro de Cuba, este pequeño país ha enviado durante décadas a decenas de miles de médicos y enfermeras por todo el mundo, con más de 1.700 millones de exámenes médicos, 12,5 millones de operaciones quirúrgicas, otras tantas vacunaciones y sus brigadas internacionalistas han salvado la vida de más de  6.253.000 personas fuera de la isla, lo que le ha valido el reconocimiento de los pueblos, pero también el de la OMS.  (*para consultar fuentes, ver Cuba le pays le plus solidaire du monde , también en  esp ital, eng. d.,) La ética periodística y profesional no debería utilizarse para difamar sobre una de las misiones más importantes que debe cumplir la humanidad: salvar vidas.

Contrariamente a lo que se dice en el programa, los profesionales de la salud cubanos que participan en las misiones médicas lo hacen de forma absolutamente libre y voluntaria con orgullo profesional y sentido de la solidaridad. Durante sus misiones, siguen recibiendo su salario completo en Cuba y también reciben una asignación en el país de destino, así como otras formas de compensación. Pero no se busca ganancias, ni los médicos ni el Estado cubano. No hay que olvidar que Cuba no cobra por los servicios médicos en los países más pobres como Haití y muchos países de África, Asia, América Latina y el Caribe, donde los médicos cubanos llevan muchos años trabajando, salvando vidas en los lugares más remotos y pobres.

En los casos en que Cuba recibe una compensación por la cooperación prestada, los internacionalistas tienen el mérito de hacer una contribución muy valiosa, justa y totalmente legítima al financiamiento, a la sostenibilidad y al desarrollo del sistema de salud cubano, que es universal, gratuito y de buena calidad, a pesar de un bloqueo comercial, financiero y económico de 60 años impuesto por los EE.UU. y, lamentablemente, también aplicado por nuestros bancos suizos y PostFinance, que se niegan a hacer transacciones financieras si se menciona la palabra Cuba, por temor a represalias de los EE.UU.

El tema de un próximo reportaje podría ser ir a conocer al 99% de los médicos internacionalistas que se expresan diferente al 1% de los oportunistas atraídos por el financiamiento de los EE.UU. y que luego encontramos en nuestros reportajes no representativos; o ir a preguntar a las autoridades de Italia o Andorra su opinión sobre la colaboración cubana.

 

David Piccot, François Page (sección de Friburgo), Veronika Herzig, Peter Berger (sección de Winterthur), Pierre Marbacher (sección de Berna), miembros del comité nacional de la Asociación Suiza-Cuba;  Andrea Duffour (presidente de la sección de Friburgo), Federico Jauch (presidente de la sección del Ticino).

Publicado en: Actual, Cuba, Internacional, Suiza

VIDEO: Raúl Castro: Informe Central al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

continuan-los-trabajos-del-congreso-del-pc" width="100%" height="320" frameborder="0" scrolling="no" />

Legado de Fidel Castro

Archivos