Un diplomático en la trinchera: Entrevista con César Méndez, embajador de Venezuela en Suiza

César Méndez, embajador de Venezuela en Suiza durante diez años, es un ex coronel de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Lo conocimos en Bellinzona durante el debate “Venezuela, un pueblo en lucha contra el imperialismo”, organizado por la Asociación Alba Suiza.

Por Geraldina Colotti
Resumen Latinoamericano
10 abril 2019

Por Geraldina Colotti

¿Desde cuándo forma parte de la revolución bolivariana?
Podría decir…. de niño, es decir, desde que empecé a percibir lo que significaba defender ciertos ideales. Les estoy hablando de la época del dictador Marco Pérez Jiménez. En ese momento yo tenía 6-7 años y la policía siempre venía a saquear la casa porque buscaban a mi tío, que era del Partido Comunista Venezolano y que leía la Tribuna Popular. Yo me preguntaba por qué trataban a mi querido tío como un criminal. Entonces vi cuánta injusticia se cometia contra aquellos que pensaban diferente. Más tarde, durante los gobiernos de la Cuarta República, tuve experiencia directa de la forma en que las élites políticas manipulaban las conciencias de los venezolanos, empezando por la de mi padre, que era obrero, lo que le llevó a votar por una falsa alternativa, que consistía sólo en dos partidos, Acción Democrática y Copei.

Soy del estado de Trujillo, una región andina de grandes trabajadores, en su mayoría víctimas del sistema político que prevalecía entonces. A lo largo de los años, he tenido la oportunidad de ser un observador de varios procesos electorales, he visto con mis propios ojos la compra y venta de votos, el intercambio de cheques electorales, las estafas aclamadas. No había control… un abismo en comparación con el sistema informatizado que tenemos ahora, a prueba de fraude. En esos años, ante tanta injusticia, surgió en mí una conciencia que afortunadamente no se ha extinguido hasta la fecha y que me lleva a tomar partido nuevamente contra la injusticia, apoyando el proceso bolivariano desde adentro.

Contra las democracias nacidas del Pacto Puntofijo había entonces una oposición armada en la que también participaban oficiales progresistas. ¿Qué te parecieron esas opciones?
Tenía otro punto de vista. Yo era el mayor de 10 hijos en una familia de padre trabajador y madre ama de casa. Mi sueño era ser profesor, quería ingresar al Instituto Pedagógico de Caracas pero las condiciones económicas no me lo permitían. Hoy en día la educación es gratuita y hay universidades en todo el país. Por lo tanto, los que querían estudiar tenían que mudarse a Caracas, Maracaibo o Cumaná y necesitaban el dinero. Así que para mí fue una suerte poder entrar en la Academia Militar en 1966. Los costos de inscripción eran bajos y pude estudiar durante 4 años en la escuela militar. Los veranos cuando volvía a casa para las vacaciones, me encontraba con mis amistades, que han seguido siendo las mismas de siempre, ligadas al Partido Comunista, seguimos cantando las mismas canciones de lucha, discutimos los mismos temas. No fue contradictorio porque incluso en los cuarteles habian muchos que tenian esas posiciones y se inclinaban a luchar contra ese nefasto statu quo.

En ese momento, el Partido de la Revolución Venezolana, el PRV de Douglas Bravo, estaba tratando de reclutar oficiales progresistas de las barracas. Chávez también fue a encontrarlo. ¿Que pensaba usted?
Incluso sin la misma claridad que conducirá a la revolución bolivariana, todos estábamos en contra de ese sistema, todos íbamos en la misma dirección, estábamos actuando por los mismos objetivos, construyendo la paz con justicia social. Recuerdo una reunión con los pueblos indígenas a principios de la década de 1990 en la que, como oficiales, hablamos de la necesidad de trabajar en un gran proyecto nacional. Conocía las ideas de Chávez y sabía que íbamos en la misma dirección, pero no tenía contacto directo con él en ese momento, era más joven y de menor rango que yo. En ese momento, muchos oficiales estaban pagando el precio de denunciar la gigantesca corrupción que existía. Luego estaba lo que se llamaba el grupo “comacate” (comandantes, mayores, capitanes y lugartenientes). Muchos de nosotros sabíamos que la rebelión del 4 de febrero de 1992 se estaba preparando. Sabíamos y no denunciamos. Un general me preguntó directamente cuando estaba trabajando en la Escuela superior del ejército; donde Chávez se había graduado un año antes, el Mayor Alastre López, del grupo del 4 F, “Coronel, me voy”. “No te preocupes, vete”, le respondo. Sabía adónde iba. Luego fui a visitar a Chávez y a los demás al Cuartel San Carlos, donde estaban detenidos. Obviamente fui marginado, pero continué y cuando me preguntaron por qué había ido a visitar a Chávez en prisión, respondí: porque están mis subordinados y el deber de un buen comandante es ayudar a sus hombres, tanto en el bien como en el mal. Luego acompañé a Chávez durante la campaña electoral y, inmediatamente después de la victoria de diciembre de 1998, el Comandante me llamó y me nombraron oficial de enlace entre el Ministerio de Defensa y el entonces Congreso de la República, quien luego desapareció con la Constitución de 1999. Desde entonces, he trabajado en el Ministerio del Interior, de Asuntos Exteriores, luego como Cónsul General en Frankfurt y luego como Embajador en Suiza: siempre en defensa de la revolución bolivariana y la identidad nacional.

¿Cómo se ve Venezuela desde Suiza?

Hay quienes quieren verlo a través de la lente distorsionada de los medios hegemónicos, totalmente sesgados, que se dedican a difundir mentiras y, por lo tanto, viven como en una burbuja. Hay quienes quieren ir y ver directamente, quieren conocer un país donde hay problemas como en todas partes, pero en el que luchamos por nuestro desarrollo basado en la igualdad y la justicia social. Un modelo que tiene en su núcleo la conciencia de un pueblo organizado que no puede ser interpretado a través de las lentes neocolonialistas europeas. Además de los grandes logros sociales que hemos realizado, lo que más me anima es el crecimiento político del pueblo. Estoy encantado de ver a tanta gente humilde defender con vehemencia lo que han construido, apoyar y argumentar la razón para respaldar a nuestro gobierno que, a pesar de todo tipo de ataques, sigue defendiendo los intereses de las clases populares. La gente sabe cuántas mejoras ha logrado liberándose de la subyugación que existía antes en un país petrolero como Venezuela, que no gobernaba sus propios recursos.

¿Qué es la FANB hoy: un ejército del pueblo de formación humanista, como dice el ministro Padrino López, o una institución dispuesta a desertar como quisiera la oposición?

Fui el primer comandante de batallón al que se enrolaba Padrino López cuando se graduó de teniente segundo. Lo tenía en mi batallón y siempre lo recuerdo con mucho cariño. Cuando nos encontramos siempre recordamos los viejos tiempos. Un hombre de integridad y gran profesionalidad, con un gran corazón y movido por grandes ideales. Deseo que triunfe sobre todos los ataques de los que es víctima, porque está cumpliendo una tarea difícil hoy. La unión cívico-militar fue una de las grandes misiones estratégicas llevadas a cabo por Chávez, que se pudo realizar gracias al origen popular de las Fuerzas Armadas, de las que soy un ejemplo. Cuando visité las Fuerzas Armadas de otros países de América Latina, como Chile o Argentina, y para intercambiar opiniones con los funcionarios de esos países, sentí que no tenía nada que ver con ese mundo de personas ricas, que provenían de las clases dirigentes. En Venezuela, los oficiales provenían de las clases más bajas, los que venían de familias ricas eran raros. La élite venezolana siempre ha tratado de hacernos creer que éramos un mundo aparte, y continúa poniendo cizaña e intriga para separar la FANB del cuerpo social y de la población civil, para romper la unión cívico-militar que, segun la derecha, privaría de dignidad al papel tradicional de los militares. La unión cívico-militar, por el contrario, es una gran fuerza de nuestra revolución, un muro de contención contra esta derecha que no tiene un proyecto nacional, y que actúa en nombre de los Estados Unidos. No quieren que la gente se dé cuenta de esto, pero ¿cómo lo ocultan cuando el propio gobierno de los Estados Unidos tomó directamente las riendas de sus maniobras políticas? Los intereses de la derecha son de naturaleza personal y por esta razón la mayoría los rechaza. Los políticos de la oposición son los voceros de las grandes corporaciones, que piensan y actúan para apropiarse de la riqueza del país. Pero la unión cívico-militar y la conciencia del pueblo venezolano lo están obstaculizando con coraje y determinación, manteniéndose firmes en la defensa del gobierno bolivariano. El imperialismo ha hecho hasta ahora todo para anularnos, pero ha fracasado.

Desde la Cuarta República llegan herencias nefastas, por ejemplo la corrupción en las Fuerzas Armadas, la represión. ¿Es cierto que en los cuarteles siguen torturados y que, como dice la oposición, los cubanos son los que dirigen las operaciones?

No podemos excluir los excesos y los errores, no somos perfectos, pero en este caso es otra mentira. Quiero contarte una anécdota. Al comienzo del mandato de Chávez, caminaba por las calles de Caracas con un amigo mío, que ahora es el mayor Suárez Chourio, comandante general del ejército, llamado “el negro Suárez”. Un hombre de estatura imponente. Luego, otro amigo me pregunta: “¿Qué hacías con ese soldado cubano?”, ¿Pero cuál cubano? si lo conozco desde que era un niño, le respondí. Y, con respecto a la corrupción, que ciertamente es una plaga difícil de curar, quiero referirme a otra anécdota. Una vez, todavía en Caracas, donde había regresado de vacaciones, paso por una villa en construcción y pregunto de quién es: de Juan Barreto, me dice un miembro de mi familia. Barreto era entonces alcalde, y sabía que no tenía propiedades, era profesor universitario, por lo que me preocupé. Fui a casa, tomé a mi perro y lo llevé a pasear por la villa. Me detuve y le pregunté al ingeniero que estaba allí: “Esta villa pertenece a Juan Barreto, ¿no?” “No, el propietario es el que está allí”, respondió el ingeniero, señalando a un hombre que confirmó la información. Es como la historia de las propiedades de Diosdado Cabello quien, según los rumores, sería dueño de medio país. Una vez le dijeron que había comprado un Gran Hotel en la Isla Margarita para su hija. Diosdado negó y declaró en televisión: “Bueno, si ese hotel es de mi propiedad, entonces se lo doy a usted, tómelo”. E inmediatamente salieron los verdaderos dueños … No quiero escaparme con una broma. El problema es grave, tanto que el presidente Maduro ha indicado que la corrupción es una de las tres líneas a combatir, junto con la ineficiencia y la indolencia de aquellos funcionarios que complican los problemas en lugar de resolverlos, retrasando la realización del socialismo bolivariano.

Venezuela está en el centro de un ataque diplomático que se intensificó después de la auto-proclamación de Guaidó. Suiza es uno de los países donde un presunto embajador ha sido enviado. ¿Que está pasando?

En los últimos años, Venezuela ha sufrido una serie de ataques que, a diferencia de lo que sucedió en otras partes del continente y a pesar de los ríos de dinero invertidos por el imperialismo, no han tenido el efecto deseado. Ahora, Estados Unidos se ha puesto al frente directamente para erradicar “el mal ejemplo” del socialismo que Venezuela está dando a los pueblos, teniendo como respuesta grandes manifestaciones de apoyo. Después de intentar sofocar a nuestro pueblo en todos los sentidos, Trump dijo que todas las opciones están sobre la mesa: todas excepto la del diálogo y la razón, explicó nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza. Afortunadamente, gracias a la política internacional de Chávez, llevada a cabo por Maduro, podemos contar con muchos amigos en el mundo que frenan los intentos de agresión militar de los Estados Unidos. Nunca antes ha quedado claro que los representantes de la oposición están hablando en nombre de los EE. UU. El autoproclamado es una víctima del discurso que se le ha inculcado y, por ser un fenómeno artificial, se está deshinflando cada día más. Aquí, en Suiza, una dama está vagando en busca de asumir funciones diplomáticas improbables, sin tener en cuenta todas las normas internacionales y, sobre todo, sin los requisitos mínimos, ya que tiene la nacionalidad suiza porque ha vivido aquí durante veinte años y esto no es conforme a ley. Espera que el gobierno suizo la reconozca cuando Suiza no ha reconocido a Guaidó y, por lo tanto, no se le permite realizar ninguna actividad diplomática. Incluso en países que han reconocido al autoproclamado, para solicitar cualquier documento hay que dirigirse a los representantes del gobierno legítimo, el de Nicolás Maduro. Una vez más, la oposición engaña con falsas promesas a los venezolanos que confían en ella, en este sentido favorecida por los medios que no le dan espacio a la realidad venezolana. Aquí en Ginebra hay una misión permanente ante las Naciones Unidas, guiada muy bien por Jorge Valero, quien ha organizado importantes batallas diplomáticas, ignoradas y en silencio. El hecho es que estas grandes instituciones internacionales, nacidas con buenas intenciones, están subordinadas a los Estados Unidos y han perdido su función. Lo vemos con la OEA, a la que Fidel Castro llamó acertadamente el ministerio de las colonias, y de la qual Venezuela va salir el 27 de abril, pero también con la ONU, que debería ser profundamente reformada. El voto contra el bloqueo criminal impuesto a Cuba es un ejemplo, ya que sigue siendo válido solo para la oposición de los Estados Unidos e Israel. Lo hemos visto con la agresión contra Libia y ahora con la de Venezuela.

Estados Unidos ha pedido a Suiza que represente sus intereses en Venezuela. Un papel que ya ha desempeñado en otros países donde se han cerrado las embajadas de Estados Unidos, como en Cuba e Irán. ¿Que piensas?

Es una función prevista por la diplomacia internacional que, de hecho, Suiza ya ha desempeñado al tener una posición neutral. La esperanza es que pueda demostrar neutralidad con actos concretos en un país como el nuestro que ha sufrido sanciones y violaciones del derecho internacional. Nuestro gobierno está evaluando esta solicitud y, como siempre, lo hará en función de su naturaleza profundamente democrática, del cumplimiento de las normas internacionales y por los intereses de nuestro país. Esperamos que el gobierno suizo contribuya al diálogo y al establecimiento de una relación pacífica entre los Estados Unidos y Venezuela.

Publicado en: Actual, Internacional, Suiza

VIDEO: Raúl Castro: Informe Central al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

continuan-los-trabajos-del-congreso-del-pc" width="100%" height="320" frameborder="0" scrolling="no" />

Eventos

2019. CONGRESOS Y EVENTOS EN CUBA

01.01.2019 - 31.12.2019
in República de Cuba, Cuba

Cada 17 del mes - jeden 17. des Monats

17.04.2019 - 17.12.2019

Akt der internationalen Solidarität

05.07.2019
in Weltpostverein, BERN

"Fiesta 26 de Julio" en Berna

20.07.2019

Fiesta de Solidaridad con CUBA

27.07.2019
in Stadtpark Lichtenberg (Parkaue), Berlin

Fotoausstellung zu Kuba

22.10.2019 - 15.11.2019
in Restaurant Hirscheneck, Basel

Legado de Fidel Castro

Archivos