¡ESTO ES CUBA!

Desde hace ya decenas de años la expresión de la libertad del pueblo cubano nos ha conducido a situaciones que son extraordinarias para cualquier otra nación de este mundo. Comportarnos de forma independiente y para el bien de todos, sin excepción, provoca el odio de políticos en muchos países que no están en disposición de permitir que un sistema del pueblo y para el pueblo pueda tener oportunidad alguna de ser exitoso. En los medios dominantes se nos tiene que atacar, inventar errores o maximizar los realmente cometidos. Se tiene que silenciar o negar cualquier éxito.

 Es claro que el país más poderoso del mundo, y por demás vecino, ha sido huésped selectivo de aquéllos que desde Cuba fracasaron en oponerse a la libertad de su pueblo. Estos poderosos personajes, aunque minoritarios entre los emigrados, han usado oportunistamente durante varias generaciones los recursos económicos y políticos de ese país en una clara usurpación de la representatividad de todos nosotros. Han intentado así promover cualquier medida dañina que pudiera conducir a una impensable reacción de los agredidos cubanos de Cuba que favorecería al agresor en bien de sus deseos políticos. La evidente ilógica supremacista de vernos como esclavos que se rinden y agradecen sumisamente a sus verdugos ha guiado la infinidad de acciones hostiles que consideramos como el bloqueo del gobierno de los EE.UU contra Cuba.
Entre las muchas consecuencias de esta situación tan prolongada en el tiempo está la degradación notable de muchos suministros, servicios y condiciones de vida de los cubanos. También se suman disfuncionalidades del sistema económico actual que han sido bien caracterizadas por los congresos más recientes del PCC y que muchos, incluyendo a nuestro presidente, refieren como un “bloqueo interno”.

Toda esta situación, extraordinaria sin dudas para cualquier país del mundo, ha llevado a que algunos piensen y actúen como si lo que nos hace infelices deba ser normal y sufrirse con resignación. Para esos, cualquier chapucería, corruptela o limitación degradante debe aceptarse. Muchos de ellos usan en tales circunstancias el término “Esto es Cuba” como una exhortación de que aceptemos que algo tiene que estar mal o ser inconveniente por la sencilla razón de que estamos “condenados” a estar, vivir y trabajar para nuestra Patria. No deja de ser este tipo de expresiones y estos humillantes propósitos algo similar y cómplice de lo que desean aquéllos que se erigen en ayudantes y promotores de nuestros verdugos.

 Los cubanos dignos usamos la expresión “¡Esto es Cuba!” para caracterizar a lo mejor de nuestro pueblo. Y eso es mucho.

El sostenimiento y progreso sistemático de sistemas de educación y de salud pública gratuitos, universales y al más alto nivel para todos y cada uno de los cubanos nos hace abrazar con placer lo de que ¡Esto es Cuba!

 Los reducidísimos índices de lacras sociales, delincuencia y vicios que ostentamos y nuestra ubicua tranquilidad social merecen el reconocimiento de que ¡Esto es Cuba!

Tener una ciencia y una cultura que llega a todos como oportunidad inalienable, excepcional en este continente, merece un ¡Esto es Cuba!

 Saber y disfrutar que los cubanos de cualquier color de piel, apariencia física, creencia, género y orientación de género, origen social y estado económico familiar tengan todo el derecho y oportunidades para acceder a todo lo mejor y más humano de los valores espirituales y materiales, sin distinción alguna, es algo que nos parece tan común, que a veces ni lo reconocemos. ¡Esto es Cuba!

La creación de varios candidatos vacunales entre los que ya tenemos la SOBERANA 01 para enfrentar la pandemia de COVID 19 por parte de nuestros científicos en condiciones de facilidades infraestructurales, de suministros y de retribución personal muy por debajo de las de cualquier otro intento similar en este mundo merece, sin dudas, una orgullosa exclamación de que ¡esto es Cuba!

 Enfrentar y vencer ciclones y tormentas sin pérdidas significativas, casi sin suministros externos y siéndonos negadas las tecnologías hoy muy comunes en todo el mundo, nos permite enorgullecernos de que ¡esto es Cuba!
 Los cubanos, con todas estas ventajas y las demás que seguramente vendrán a la mente del lector, somos capaces y podemos tener los suministros más perfectos y diversos, de hacerlo todo de la mejor forma posible en el mundo en cada tiempo, con los más avanzados medios, con los procedimientos científicos y tecnológicos de vanguardia, a la altura de los que mejor lo hagan otros globalmente. Nunca una dificultad impuesta desde el extranjero, o de origen natural u originado en nuestros propios errores podrá demeritar nuestra condición de país digno, culto y libre como el que más. ¡Esto si es Cuba y así somos los cubanos!

Luis A. Montero Cabrera

Fuente: Cubadebate

 

Publicado en: Actual, Cuba, Cultura

VIDEO: Raúl Castro: Informe Central al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

continuan-los-trabajos-del-congreso-del-pc" width="100%" height="320" frameborder="0" scrolling="no" />

Legado de Fidel Castro

Archivos